Psicosomática: cuando el cuerpo intenta decirnos algo

Lectura de 7 minutos
Psicosomática: cuando el cuerpo intenta decirnos algo
Fotografía: mindandlife.org
Cuota

Probablemente mucha gente haya oído hablar de la psicosomática. Incluso puedes imaginar más o menos de qué se trata.

Los psicosomáticos son problemas de salud que no tienen una base orgánica. Es decir, el órgano o sistema de órganos del que la persona se queja no está dañado, pero causa malestar (por ejemplo, malestar o dolor).

De hecho, varios médicos afirman que la mayoría de los pacientes que visitan instituciones médicas padecen trastornos psicosomáticos. En la mayoría de los casos esto no es tan importante, es importante saber que su número constituye una proporción bastante significativa de los pacientes.

En 1997, según la Organización Mundial de la Salud, alrededor del 20% de los pacientes que visitaban a médicos generales tenían al menos seis síntomas inexplicables que amenazaban su vida o su salud. Los síntomas psicosomáticos son ahora tan comunes que muchos de nosotros podemos experimentar síntomas psicosomáticos más graves o más leves a lo largo de nuestra vida. Si se trata de una proporción tan importante de pacientes, ¿tal vez valga la pena saber más al respecto?

Origen del término “psicosomática”

El término “psicosomática” es todavía muy joven, y su uso en el sentido en que lo entendemos hoy es aún más joven. El término en sí se utilizó por primera vez en el siglo XIX, por primera vez por el médico alemán Hermann Helmholtz. Pero lo más interesante es que cuando utilizó este término quiso decir que el trastorno es causado por cambios tanto físicos como mentales.

Aunque, digamos, en un contexto amplio, la psicosomática se percibe en un entorno más limitado, es decir, la medicina, a veces significa no solo un trastorno que no tiene una base física, sino también un trastorno en el que sí existe una base física, pero Depende en gran medida del aspecto psicológico. En cualquier caso, esta interacción implica que el dualismo mente-cuerpo propuesto por Descartes no es del todo correcto.

“Evolución” de la psicosomática

El interés por la psicosomática probablemente comenzó cuando Freud y Breuer comenzaron a trabajar con pacientes histéricos, especialmente con la famosa Anna O (nombre real Bertha Pappenheim). A veces resulta incluso difícil entender lo que nuestra mente puede hacerle a nuestro cuerpo, sobre todo si lo miramos desde la perspectiva histórica de los trastornos psicosomáticos.

Psychosomatics
Fotografía: mindandlife.org

La famosa paciente Anna O. tenía una parte de su cuerpo paralizada, su visión, su habla y su audición estaban deterioradas. Los trastornos histéricos eran bastante comunes entre las clases media y alta, especialmente entre las mujeres, pero el término fue abandonado durante algún tiempo porque no sólo era estigmatizante, sino también engañoso e incompleto.

Las enfermedades de esta naturaleza ahora se dividen en somatización, conversión y trastornos hipocondríacos. Todas las parálisis, ceguera, sordera y síntomas similares mencionados anteriormente son ahora característicos de los llamados trastornos de conversión, que generalmente se basan en conflictos no resueltos. Estos trastornos son ahora mucho menos comunes que antes.

Psicosomática infantil: cuando el cuerpo sigue hablando de aquello sobre lo que guardamos silencio
Psicosomática infantil: cuando el cuerpo sigue hablando de aquello sobre lo que guardamos silencio
Lectura de 13 minutos
5.0
(1)
Olga Gerasimenko
Olga Gerasimenko
Practical psychologist

Esto se debe al hecho de que nuestro entorno sociocultural en el que vivimos ha cambiado radicalmente, la gente se ha vuelto más alfabetizada en medicina y psicología, la histeria ya no es un diagnóstico socialmente aceptable, por lo que podemos decir que la psicosomática ahora ha asumido un papel más sutil. forma y se expresa de manera diferente. Por ejemplo, dolor de cabeza, dolor en el corazón, en el abdomen, diversos entumecimientos, hormigueo, temblores, pulso rápido, presión arterial alta, dolor de espalda.

Son estos síntomas los que son más deseables socialmente y es más probable que reciban atención médica adecuada en lugar de ser remitidos inmediatamente a un psiquiatra. Así, el espectro de síntomas psicomáticos es muy amplio: desde un dolor leve hasta la parálisis.

La complejidad del tratamiento para el paciente y el médico

No necesariamente, si no se encuentra el origen del síntoma, es una enfermedad puramente psicológica, también puede ser algún trastorno más raro. Trabajar en medicina con pacientes con síntomas psicosomáticos es un verdadero desafío tanto para los médicos como para los pacientes.
Psychosomatics
Fotografía: thehealthsessions.com

Los pacientes a menudo «buscan» enfermedades y se someten a pruebas, exámenes y pruebas médicas para confirmar o descartar sus preocupaciones, y los médicos pierden la paciencia después de varias pruebas que no muestran nada y ya no derivan a dichos pacientes a pruebas y les sugieren que consulten a un psiquiatra o simplemente prescribir sedantes.

El papel más importante en esto debe ser la cooperación del médico y del paciente, y no se debe subestimar la gravedad del problema. Incluso si el trastorno no tiene una base física, es real porque altera la vida normal de la persona, provocando dolor, malestar y sentimientos negativos similares.

Psicosomática de la aparición de enfermedades en los niños: ¿qué papel juegan los padres en esto?
Psicosomática de la aparición de enfermedades en los niños: ¿qué papel juegan los padres en esto?
Lectura de 5 minutos
Ekaterina Tour
Doctor, psychosomatologist, neuropsychologist

El médico dispone de 15 minutos para atender al paciente, durante los cuales podría dedicar al menos unos minutos a dialogar con el paciente, y no simplemente a recetarle sedantes o enviarlo a otro especialista.

Trabajar con estos pacientes también es difícil porque la repetición de síntomas que no tienen base física puede fácilmente interferir con el síntoma del trastorno real, que será subestimado simplemente porque el paciente no ha tenido nada antes. Hay muchos casos de pacientes que mueren o experimentan problemas de salud graves cuando, debido a sus síntomas psicosomáticos previos, los médicos tratantes subestimaron los síntomas recurrentes.

Por lo tanto, es necesario enfatizar una vez más que la piedra angular del trabajo con estos pacientes debe ser un diálogo de calidad, una escucha y una evaluación de la situación.

¿Error cerebral?

¿Por qué los síntomas psicosomáticos son una actividad de nuestra mente? La mayoría de las veces, los síntomas surgen por razones subconscientes, es decir, no entendemos la razón por la que suceden, por lo que nos quedamos sumidos en cierto caos y desesperación.
Psychosomatics
Fotografía: notibras.com

La búsqueda de la enfermedad es necesaria sólo para encontrar una explicación objetiva a nuestro sufrimiento, pero es posible que no encontremos una explicación objetiva, lo que complica la situación del paciente, ya que los pacientes muchas veces tienden a negar que la queja pueda ser causada por razones psicológicas, que pueden causar cada vez más síntomas.

La buena noticia es que si no encuentras ningún daño o cambio físico, vale la pena buscar la causa de tu estrés emocional, aunque parezca imposible. Una vez que esto se descubre, comprende y reconoce, los síntomas suelen desaparecer.

Los síntomas psicosomáticos pueden deberse a diversas razones: depresión, ansiedad, trauma psicológico, estrés. A veces, los síntomas pueden aparecer mucho después del trauma psicológico, ya que están profundamente arraigados en el subconsciente.

5 mitos sobre la psicosomática infantil
5 mitos sobre la psicosomática infantil
Lectura de 5 minutos
Maria Demina
Maria Demina
Clinical psychologist, child psychotherapist

La neuróloga Suzanne O’Sullivan ofrece una explicación muy pintoresca y clara de los síntomas psicosomáticos. Ella sostiene que nuestros cuerpos necesitan muy poco para responder fisiológicamente.

Por ejemplo, llorar o reír no siempre tiene una base física, pero durante ellos el diafragma se contrae, varios músculos del cuerpo trabajan y la respiración cambia. La psicosomática es idéntica: es la reacción fisiológica del cuerpo ante algo como el estrés. Si el cuerpo puede producir tal reacción después de escuchar un chiste, la neuróloga Suzanne O’Sullivan no ve ninguna razón por la que el cuerpo no pueda responder a algo con una respuesta fisiológica más fuerte, como el dolor u otros síntomas.

Aunque mucha gente piensa que las personas con síntomas psicosomáticos se lo están inventando todo, no es así. Es cierto que la ciencia aún no ha podido responder exactamente qué sucede en el cerebro cuando experimentan síntomas psicosomáticos, pero se sabe que las personas que experimentan tales síntomas tienen áreas del cerebro activas completamente diferentes a las de quienes experimentan tales síntomas y están completamente sanas. o finge estar enfermo. Esta información fue confirmada por datos de imágenes de resonancia magnética funcional.

Cultura y sociedad

Las manifestaciones de los trastornos psicosomáticos también están influenciadas por la cultura y el medio ambiente. Por ejemplo, el síndrome de fatiga crónica es más común en Estados Unidos o el Reino Unido, pero menos común en Francia.

A veces, los síntomas psicosomáticos se manifiestan como una determinada forma de comportamiento, como una determinada forma de reaccionar ante el estrés en la vida, el trabajo, las dificultades en la familia, etcétera.

A veces los síntomas corporales expresan emociones porque no pueden reconocer sus sentimientos o no son aceptables para que la persona exprese un determinado sentimiento.
Calificación del artículo
0,0
0 valoraciones
Valora este artículo
Ratmir Belov
Por favor escribe tu opinión sobre este tema:
avatar
  Avisos en comentarios  
Notificar de
Ratmir Belov
Lee mis otros artículos:
Contenido Puntúalo Comentarios
Cuota

También te puede interesar